VITORIA RESTRINGE DRÁSTICAMENTE EL USO DE MATERIAL PIROTÉCTICO EN NAVIDAD

Nos congratulamos de que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz haya decidido (¡por fin!) restringir de forma drástica el uso de material pirotécnico con motivo de las fiestas de Navidad, recogiendo así una vieja reivindicación animalista y hasta una Recomendación formal de la Sindicatura de la ciudad, que sugirió en su día limitar a los primeros quince minutos del nuevo año el tiempo permitido para el lanzamiento de petardos, cohetes y demás artificios similares. El Bando municipal impide sobre el papel los desmanes ciudadanos de ediciones precedentes, cuando una horda de gamberros desquiciados se dedicó a lanzar por la ventada toda suerte de artefactos explosivos e hizo estallar auténticas bombas acústicas en pleno casco urbano hasta bien entrado el día, y de forma esporádica durante todo el período festivo. Nos parece además muy apropiado que el texto mencione a los animales en un par de ocasiones, admitiendo así una evidencia repetida hasta la saciedad desde ATEA: que ellos también ven muy seriamente perjudicados sus intereses con el mencionado comportamiento.

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por sus derechos

Es esta una excelente oportunidad para recordar que el estallido repentino de material pirotécnico supone una auténtico trauma para muchos animales tanto domésticos como silvestres. La casuística –solo en Gasteiz– se muestra desoladora: perros que se lanzaron desde la ventana intentando escapar del estruendo, o que huyeron en la calle aterrorizados. Algunos no aparecieron jamás, y otros lo hicieron milagrosamente meses después. En general, miles de ellos pasaron una noche infernal. Y también un significativo sector social, que confiesa sentirse “muy molesto” con el lanzamiento generalizado de petardos y cohetes.

Se daba hasta ahora la paradoja de un Bando anual con motivo de las fiestas de agosto (cuando de facto no se estila dicha costumbre) que prohibía de forma taxativa el uso de material pirotécnico, mientras que nada similar sucedía en Navidad. Observamos desde luego ahora una mayor coherencia en el Consistorio, aunque sea esta el resultado de repetir durante años por nuestra parte una solicitud que creemos por completo razonable. Además, interpretamos que nuestra propuesta entra de lleno en la condición de Gasteiz como Green Capital, estatuto que desde luego no puede limitarse a una ramplona escultura de musgo que amenaza con orlar a perpetuidad el centro de la ciudad, sino que debe englobar todo el complejo y rico concepto de “medio ambiente”.

En cualquier caso, y asumida nuestra satisfacción, ATEA desea hacer un llamamiento público a la población para que se abstenga de usar cualquier tipo de material pirotécnico en espacios públicos en el deseo comprensible de demostrar una “explosiva” alegría y buenos deseos, e insta a la imaginación constructiva. Y en su defecto, a que haga uso del material ya acumulado solo en el interior de sus respectivos domicilios –siempre tras el oportuno aislamiento acústico, se entiende–, asumiendo siempre los gastos sanitarios que pudieran derivarse de tan estúpida costumbre.

 

“Algún perro se ha llegado a arrojar desde el balcón en Nochevieja por los petardos”


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top