VEINTE MESES DESPUÉS, LA ERTZAINTZA RESPONDE A ATEA POR UNA QUEJA INTERPUESTA EN LA COMISARÍA DE LLODIO

Casi dos años después de que nuestra asociación interpusiera una queja por el [indebido] comportamiento de dos agentes, la Dirección Operativa de la Ertzaintza se ha dignado dar una contestación por escrito a la misma. 

Si deseas que sigamos dejándonos la piel por los animales, pincha AQUÍ. 

Hablamos de un período de tiempo iniciado con una denuncia por desobediencia a la autoridad interpuesta por dos agentes de la Policía Autónoma Vasca contra nuestro representante, quien trataba de interponer a su vez una denuncia por el lastimoso estado de un perro en un caserío de Izoria (Aiara, Álava, Euskadi). Mientras el animal desaparecía para siempre a los pocos días de la visita, Kepa Tamames era juzgado y condenado tras un juicio plagado de irregularidades, tantas que la propia Audiencia Provincial admitió a trámite nuestro recurso, ordenando de hecho la repetición de la vista, hace ahora un año. Tras este segundo juicio, la juez dictó la absolución del acusado de los cargos que se le imputaban. 

Paralelamente, y ante el flagrante silencio policial en referencia a la queja interpuesta en la comisaría por el muy desconsiderado trato recibido por parte de ambos agentes el día de autos, se presentó la correspondiente queja ante la institución del Ararteko, quien solicitó la preceptiva información al Departamento de Interior, obteniendo similar resultado: el silencio. Es por ello que la Defensoría se vio obligada a su vez a insistir en la necesidad de una respuesta, que llega ahora revestida de un maquillaje impropio de una policía moderna. Osan ofrecer unas disculpas (por el retraso) que no vienen a cuento, pues saben bien que jamás se les pasó por la cabeza contestar a la queja por escrito. Además, se nos trata de forma infantil al recordarnos que “siempre podemos recurrir al Ararteko”, y “entienden” al mismo tiempo nuestra “discrepancia”. 

Vinculan la queja al proceso judicial que derivó de los hechos iniciales, cuando nada tiene que ver en sí misma aquella con que nuestro portavoz fuera condenado en un primer momento, para ser finalmente absuelto. Nuestra queja reflejaba un descontento de principio, y se solicitaba a través de ella una explicación que nunca llegó, pues no podemos considerar como tal este último y burdo “carpetazo”. 

La Dirección Operativa de la Ertzaintza mantiene que los agentes actuaron de forma correcta, y ATEA insiste en lo contrario, como reflejado quedó en las distintas notas que en su día fueron remitidas a los medios, donde se lamentaba la completa improcedencia del comportamiento de ambos números durante toda su intervención. No nos consta que ninguno de ellos haya sido apartado de la atención al público, con lo que la sociedad vasca sigue teniendo un serio problema con este cuerpo policial. No estamos exponiendo nada que no hayamos dicho antes con luz y taquígrafos. 

Se nos “garantiza” en el escrito que la Ertzaintza actúa “con diligencia y profesionalidad” en casos de maltrato animal, y ATEA manifiesta que tal cosa no es cierta –como reconocen en privado no pocos agentes con cierta vergüenza–, de tal forma que dichas virtudes quedan en manos de la sensibilidad de los agentes actuantes en cuestión, y no tanto de un protocolo básico por maltrato animal, que simplemente no existe.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top