ATEA RECIBIRÁ A GOLIATH A SU SALIDA DEL HOSPITAL

Mañana viernes, a las 11:00 horas, Goliath saldrá del hospital (Centro Clínico Veterinario Inadutxu, Alameda San Mamés 38, Bilbao), donde ha permanecido ingresado desde que el pasado día 16 fuera brutalmente agredido por una persona con una barra de hierro hasta casi matarlo. Goliath iniciará así una nueva vida, tras no haber conocido otra cosa que el infierno durante trece años.

Si deseas que el agresor de Goliath acabe en los tribunales,  APÓYANOS.

Los hechos sucedieron en los alrededores de la localidad vizcaína de Portugalete (consultar anterior noticia), y han trascendido las fronteras vascas. Goliath se ha convertido sin pretenderlo en un símbolo para la lucha por los derechos de los animales, y representa el drama cotidiano que sufren miles de seres inocentes a lo largo y ancho de la geografía de Euskadi, sin ir más lejos. En realidad, el agresor había estado torturando a Goliath durante toda su vida (aproximadamente trece años). Este dramático caso no lo es en mayor medida que todos y cada uno en el que se amarra de forma perpetua a ciertos animales (generalmente perros) y se les condena a una vida de sufrimiento psicológico y de severas privaciones emocionales. Los perros, a quienes hemos regalado la dulce etiqueta de “nuestros mejores amigos” se merecen algo mucho mejor que una mugrienta cadena de dos metros y un descampado solitario. ATEA lucha de manera enconada por esta forma soterrada de esclavitud, apelando a la legislación en vigor, y con la tan lamentable como habitual reticencia de las administraciones locales, que se resisten repetidamente a aplicar la normativa, bien por una cuestión de corrección política, o acaso por una inaceptable pereza intervencionista. Multitud de perros siguen atados de manera permanente en todo Euskadi, en toda España, una vergonzosa realidad que debería estar superada en pleno siglo XXI. Resulta tan simple como aplicar un elemental ejercicio de empatía, y no desear a los demás (incluidos por supuesto los animales) lo que no quisiéramos para nosotros mismos.

¿Qué pasará con los compañeros de cautiverio de Goliath? ¿Intervendrá el Ayuntamiento de Portugalete para acabar con el “chabolismo canino”? Es lo que debiera hacer, sin duda, para erigirse así en seña y referente de un consistorio de verdad “amigo de los animales”, como de facto se declaró hace ahora un par de meses en Pleno Municipal. Desde ATEA le animamos a ello, petición que formalizaremos la próxima semana en una carta dirigida al alcalde.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top