TRAS ÍMPROBOS ESFUERZOS, ATEA CONSIGUE REUNIRSE CON TAN SÓLO DOS FORMACIONES POLÍTICAS EN UN INTENTO POR CONOCER SU POSTURA EN EL ÁMBITO DE LA PROTECCIÓN ANIMAL

Aralar y PNV han sido las dos únicas fuerzas políticas con las que ATEA logra reunirse tras intentarlo desde el comienzo de la campaña electoral en la provincia de Araba, en un deseo de conocer cuál es la sensibilidad y la disposición de dichas formaciones en materia de protección animal. ATEA elaboró para este propósito un cuestionario que debían responder las personas asignadas por cada partido, a quienes se suponía la competencia necesaria para trasladarnos con rigor la postura de cada cual en el campo que nos ocupa. Para ello se estableció contacto telefónico con todas aquellas formaciones representadas durante la legislatura que ahora acaba tanto en el Ayuntamiento de Gasteiz como en las Juntas Generales provinciales, y también con las que, aun siendo ésta su primera participación, todo apunta a que conseguirán representantes: la lista incluía por tanto a PSOE, PP, Ezker Batua, Bildu, Aralar y PNV. Todas aceptaron en un principio el encuentro propuesto y se comprometieron a buscarnos un hueco. Pero a renglón seguido se produjo el silencio y comenzaron las excusas, quizá porque las cuentas no les acaban de salir, lo que en cualquier caso no hace sino demostrar una lamentable ignorancia en cuanto al peso que va adquiriendo día a día la defensa de los animales en nuestra sociedad, pues cada vez un mayor segmento social tiene en cuenta este crucial factor a la hora de tomar decisiones: votar, en definitiva. Ni siquiera Bildu –debutante estrella en el escenario político– ha tenido a bien escucharnos, con lo que al final resulta muy difícil no abonarse (en la medida que corresponda y con la cautela necesaria) al conocido aforismo popular del “todos son iguales”.

Los encuentros con Aralar y PNV tuvieron lugar sólo tras repetida insistencia por nuestra parte, y demostraron que, a pesar del tono constructivo y dialogante en que se desarrollaron, estamos todavía muy lejos de que las formaciones políticas que rigen nuestros destinos siquiera conozcan la verdadera dimensión de la violencia que la sociedad humana ejerce sobre ese colectivo al que denominamos genéricamente “animales”. El resto, y en lo que concierne a esta iniciativa de ATEA, simplemente “no sabe”, y sobre todo “no contesta”, asumiendo una actitud que consideramos por completo inaceptable en un Estado de derecho que merezca tal nombre, por cuanto desprecia a la misma sociedad civil que les instala con sus votos en el poder. En concreto, y por experiencias previas acumuladas, consideramos que tanto PSOE como Partido Popular pueden y deben ser considerados verdaderos “enemigos de los animales” en nuestro país (Euskadi), con lo que al menos ya hemos conseguido identificar a quiénes no ofrecer nuestra confianza. En efecto, mientras otras formaciones se muestran receptivas en diferentes grados a los postulados animalistas, las dos mencionadas (a la que en justicia habría que añadir UPyD) se muestran incapaces para un elemental ejercicio de empatía, a pesar de ser ellos y ellas mismas víctimas de la persecución ideológica, lo que agrava si cabe este preocupante déficit ético que les caracteriza.
Quedan por saber las razones precisas por las que no deberíamos reservar el calificativo de “terrorismo lúdico” a realidades como el circo con animales, la caza o las corridas de toros, si de hecho lo hacemos con absoluta naturalidad cuando se trata de violencia doméstica, irresponsabilidad vial o contaminación del medio. Nos consta que las tres formaciones referidas (a falta de lo que opine Bildu al respecto) abrazan a día de hoy tales realidades sin dobleces, por lo que bien podría aplicárseles la etiqueta de “colaboradores necesarios para la práctica del terrorismo [lúdico]”. El escenario no da mucho más de sí, y ante semejante panorama, no debería sorprendernos que una población hastiada de tanto desprecio se eche a la calle con determinación y sobre todo con rabia para denunciar la actitud prepotente y chulesca de nuestra clase política, teniendo siempre en cuenta que por fortuna se dan luminosas excepciones incluso en este particular espacio.

ATEA tiene la firme intención de seguir manteniendo tras las elecciones contactos directos con todas las formaciones políticas que designen las urnas, y estamos seguros de que se nos presenta sin duda un camino arduo pero al mismo tiempo ilusionante.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top