ATEA SOLICITA AL ALCALDE DE GASTEIZ QUE RESTRINJA AL MÁXIMO EL USO DE MATERIAL PIROTÉCNICO EN NOCHEVIEJA

ATEA remitió en el día de ayer al Alcalde de Gasteiz, Patxi Lazcoz, una petición formal en el sentido de que se restrinja al máximo el uso de material pirotécnico durante la celebración de Nochevieja.

En tal sentido, nuestra asociación recibe cada año un mayor número de quejas de gente angustiada por el sufrimiento que el lanzamiento masivo e indiscriminado de petardos genera en sus animales, particularmente en los perros. En la señalada fecha se recurre a todo tipo de petardos y elementos similares para recibir el nuevo año, aunque hay que subrayar que sin medida ni la más elemental consideración (en cuanto al horario, por ejemplo), lo que provoca serias molestias en una parte significativa de la ciudadanía, y mucho más en ciertos animales de compañía.
En ATEA comprendemos sin dificultad que con motivo de determinadas festividades la gente desee manifestar su júbilo mediante este tipo de comportamientos, pero resulta más difícil de aceptar que esta actitud no tenga límites razonables, como los que competen al horario. A todos nos consta que hasta hace no demasiado tiempo el lanzamiento de petardos se circunscribía a una o dos horas tras las campanadas de fin de año, lo que ha derivado sin saber muy bien por qué en una continua traca que se alarga hasta bien entrado el día siguiente.
Quizá a una parte del vecindario le agrade esta forma de celebración en extremo ruidosa, pero para la mayoría de los perros con quienes convivimos (son varios miles en Gasteiz, que además forman parte de nuestra familia emocional) supone una experiencia por completo traumática, al punto de que muchos de ellos huyen despavoridos si perciben de repente la explosión de los artefactos mientras pasean tranquilamente por el parque. Comprendiendo la particularidad de la fecha, no entendemos que pueda ejercerse ese “derecho” en hora, lugar y/o cantidad ilimitada, pues ello socava objetivamente otro derecho – éste fundamental y entendemos prioritario–, como el que compete al sosiego y a la tranquilidad de humanos y animales. En este segundo caso, no se trata de un tema baladí, pues son cada vez más los perros que acaban la noche de fin de año en el Centro de Protección Animal de Armentia (el pasado año nos consta que fueron al menos seis), tras salir huyendo por el susto recibido. Sirva como referencia de la tragedia que esto supone para la familia del animal y para él mismo, que se han dado casos de desapariciones definitivas por el citado motivo.

Es por ello que ATEA insta al Alcalde a dictar un Bando donde se especifique la prohibición expresa de lanzamiento de petardos, bengalas o cualesquiera otros artefactos de similares efectos en otro horario que no se circunscriba a las dos primeras horas del Año Nuevo, por ejemplo. Asimismo, se ha remitido copia de la solicitud al Síndico de la ciudad, por si desde la institución que dirige pudiera apoyarse nuestra petición.

En cualquier caso, desde nuestra organización invitamos a quienes se vean afectados por esta absurda y bárbara costumbre que dirijan sus quejas al Ayuntamiento, y que extremen paralelamente la precaución en festividades como las referidas.


Documentación adicional

http://www.protectoradealicante.org/noticia.php?tema=miedodeperrosconcohetesypetard&animalitos=bkxnajma

http://www.protectora.org/comunidad/viewtopic.php?f=12&t=493



Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top