TREINTA PERSONAS AVALAN LA DENUNCIA DE ATEA CONTRA LA CARRERA DE BURROS DE VITORIA

 

ATEA presentó a finales de octubre una denuncia ante el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz contra la entidad organizadora de la carrera de burros del día de Santiago: la Comisión de Blusas y Neskas. El motivo para no hacerlo público entonces fue no “entorpecer” el proceso que culminó el pasado viernes con la aprobación definitiva de la popularmente conocida como Ordenanza de Animales.

Si deseas que sigamos luchando por los más desfavorecidos, APÓYANOS.

Durante la citada carrera los burros tuvieron que soportar cuadros de angustia y estrés, y fueron además sometidos a un trato vejatorio, ambas circunstancias expresamente prohibidas por la normativa proteccionista entonces en vigor. Nos resulta evidente que el entorno donde transcurre el acto se muestra incompatible con un respeto íntegro a los animales. Y por “respeto íntegro” debe entenderse aquí toda ausencia de padecimiento físico y psíquico (sin entrar a valorar su grado). Todo apunta a que (a diferencia de la edición de 2012, todavía pendiente de resolución por el Ayuntamiento), y si bien el primero de ellos pudo no producirse, parece claro que sí por el contrario el segundo. Insistimos en que es ontológicamente imposible colocar en un escenario festivo, ruidoso y atestado de gente a unos animales de naturaleza tímida y “conseguir” que no se sientan agobiados y asustados: su lenguaje gestual así lo corrobora, y ante todo nuestro sentido común. Y además es algo que un veterinario independiente certificó hace un año en su informe, y que los técnicos municipales nunca negaron.

También ha de destacarse que la normativa prohíbe someter a los animales a situaciones “impropias de su condición”, resultando obvio que no pertenece a la “condición asnal” disputar carreras sobre el asfalto, entre otras razones por no estar preparada su anatomía a tal fin.

Además de los tres puntos señalados como contrarios a la normativa vigente, la Ordenanza Municipal, en su artículo 9 (punto 3º), prohíbe expresamente “Todos los actos públicos o privados de peleas de animales, o parodias en las cuales se mate u hostilice a los animales, y en general todos aquellos no regulados legalmente que puedan herir la sensibilidad de las personas que los contemplen”. Por cuanto al último segmento del texto, adjuntamos en nuestra denuncia una lista de treinta personas, con nombre completo y DNI, que manifiestan haber sido “heridas en su sensibilidad” por el uso que se hizo de estos animales para solaz humano, que en nada beneficia a la imagen de nuestra ciudad, y que además les provocan a ellos sensaciones objetivamente desagradables.

Como añadido, cabe resaltar que en la documentación gráfica que acompaña la denuncia se aprecia sin atisbo de duda cómo los participantes humanos tiran de algunos de los animales para que avancen, a pesar de que el alcalde garantizó ante la prensa que ello no sucedería. Siendo así, y además de la catadura cacique del primer edil que ya intuíamos, se añade ahora la de embustero.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top