ATEA DENUNCIA EL ESTADO DE DESATENCIÓN DE UN GRUPO DE BURROSEN LA LOCALIDAD GUIPUZCOANA DE ALTZAGA

ATEA denunció días pasados ante el Ayuntamiento de Altzaga (Goierri, Gipuzkoa) la situación de un grupo de burros (en número aproximado de veinte) que al parecer no tenían acceso a comida desde hacía varias jornadas, y que se hallaban en un terreno –vallado por un pastor eléctrico– próximo a la localidad referida. Según nuestras fuentes, los animales habrían llegado allí meses atrás, y nadie repuso el alimento cuando éste se les acabó, de tal forma que en el momento de la denuncia se limitaban a alimentarse de tierra para paliar el hambre. Se da la grave circunstancia de que al menos dos de ellos han fallecido, sin que se conozcan las causas exactas del deceso, pero que bien podría achacarse a la inanición.

Dado que por propia experiencia sabemos que en Euskadi los ayuntamientos (acogiéndose a la Ley 6/1993) suelen inhibirse en casos similares aduciendo falta de recursos logísticos, y los remiten por ello a la diputación correspondiente, ATEA se puso en contacto telefónico con el Servicio de Ganadería de la DFG para informarle del caso, y le fue remitida copia de la denuncia presentada. Apenas dos días después de interpuesta la denuncia, y ante la inusitada repercusión que el caso acaparó en ciertos medios provinciales, los animales fueron trasladados a un lugar desconocido (lejos de miradas indiscretas), lo que no impedirá la investigación del equipo veterinario foral, quien nos garantizó telefónicamente que solicitarán información sobre adónde y por qué los animales han sido cambiados de lugar tras la denuncia. También se nos ha informado de que una asociación andaluza que regenta un santuario de burros ha mostrado igualmente interés por denunciar los mismos hechos.

A las pocas horas, y como suele ser habitual en casos similares, el propietario del terreno donde malvivían los asnos declaraba a la prensa que éstos recibían su ración diaria de comida, extremo que ATEA está en disposición de negar, pues sólo interpuso la denuncia tras una larga de desatención permanente. La misma persona admitía no tener conocimiento de la muerte de animales (como si de abejas se tratara), cuando son varias las personas que han constatado el fallecimiento de al menos dos individuos. La desidia mostrada  por el declarante ilustra hasta qué punto los animales en general son meros “enseres” para según qué mentalidades. En el caso particular de los burros, su escaso valor monetario en el mercado hace que siempre se encuentren en un estado de máxima vulnerabilidad.

Esperamos y deseamos que la visibilización de este caso sirva para que la sociedad vasca  comprenda que valores como los derechos o el bienestar no acaban donde lo hace el ámbito humano, y que para los [demás] animales su bienestar es tan importante como pueda serlo el nuestro para nosotros.


REPERCUSIÓN MEDIÁTICA

http://www.diariovasco.com/v/20110407/al-dia-sociedad/burros-hambrientos-altzaga-20110407.html

http://www.diariovasco.com/20110406/local/denuncian-veintena-burros-permanecen-201104062126.html

http://www.diariovasco.com/20110407/local/desmiente-burros-altzaga-esten-201104071318.html

http://www.diariovasco.com/v/20110408/al-dia-local/burros-pasan-hambre-20110408.html

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top