PEDIMOS AL ALCALDE DE BENAVENTE (ZAMORA) EL INDULTO DE "BONARILLO"

 

 

ATEA ha remitido una carta petitoria de indulto al alcalde de Benavente (Zamora), donde cada miércoles previo a la celebración del Corpus Christi un toro asido por la testuz a una larga maroma es obligado a recorrer las calles de la localidad, tras lo cual es sacrificado en el matadero local. En esta ocasión se ha elegido a Bonarillo.

BONARILLO imagen noticia

La conocida como Fiesta del Toro Enmaromado goza de gran arraigo popular, lo cual no es óbice para que merezca una dura crítica, pues se somete al animal a una innegable situación de pánico, tras ser soltado ante una masa vociferante e incapaz en ese momento para el más elemental ejercicio de empatía. Creemos que dichos festejos deben ser muy seriamente cuestionados por una sociedad aquejada de una moral bipolar, por cuanto exige indignada –seguro que con toda razón– que no se le recorten derechos básicos, mientras soporta y aun apoya actos de agresión múltiple a un inocente. Porque este aspecto, el de la inocencia, resulta crucial a la hora de tratar sobre ética. Quizá el otro pilar sea el de causar daño (físico o psicológico, lo mismo da) consciente a cualquiera capaz de percibirlo. Conviene recordar en tal sentido que, mientras no se aporten datos en contrario, todo sufrimiento es por igual indeseable para la víctima, con independencia de su clase social, color de piel o especie. En otras palabras, y desde una perspectiva puramente teórica: infligir el mismo daño a D. Saturnino Mañanes que a Bonarillo debiera ser condenado con similar contundencia. Si no es así es porque incurrimos en una [gravísima] discriminación moral, que hasta no hace mucho afectó –con la ley en la mano– a colectivos enteros de humanos por su sola calidad de mujeres, homosexuales o negros.

Y especial preocupación nos produce que se eduque a la juventud local en valores morales contradictorios, como el respeto por unos animales y el desprecio hacia los elementales intereses de otros, asentando así su ética sobre una polaridad desordenada, que será muy difícil de reconducir más adelante.  

Por ello solicitamos en nuestra misiva al primer edil que tenga a bien indultar a Bonarillo, en un acto de compasión hacia quien nada les ha hecho, pero que será acosado por las calles y posteriormente ejecutado al amparo de miradas indiscretas. El indulto, sin duda, diría mucho a favor del alcalde y de sus representados: el pueblo de Benavente.

BONARILLO

TORO ENMAROMADO 2008

EDUCACIÓN INFANTIL

 

Si deseas que sigamos luchando por los más desfavorecidos, APÓYANOS

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top