LA CHUPINERA FIRMA CONTRA LAS CORRIDAS DE TOROS, Y EL AYUNTAMIENTO DE BILBAO PERSIGUE CON SAÑA LA DISIDENCIA ANIMALISTA

La chupinera de la Aste Nagusia bilbaína, Jone Artola, se ha sumado a la campaña de recogida de firmas que ATEA viene desarrollando desde el comienzo del período festivo, en la que cientos de personas apoyan a diario la idea de una Euskadi sin tortura pública de animales.

Si deseas que sigamos luchando por los más desfavorecidos, APÓYANOS.

Paralelamente a esta innegable tendencia ética, el Ayuntamiento de la capital está echando el resto para perseguir con toda suerte de subterfugios legales la disidencia ideológica, desplazando los puntos informativos que varios colectivos de defensa animal han mantenido durante años en El Arenal a zonas mucho menos “evidentes”, y lo mismo cabe decir de los permisos concedidos para las concentraciones de protesta contra las corridas de toros. Consideramos que el consistorio bilbaíno, convenientemente aleccionado por el lobby taurino, está ejerciendo un abuso de poder impropio de una institución democrática (aunque por completo coherente con su convaleciente alcalde, porque aquí nos conocemos todos).

Resulta obvio que el mundo taurómaco se ha percatado de que los tiempos están cambiando, y despliega estos días en la plaza estrella del norte todo su arsenal propagandístico, a pesar de lo cual los resultados no acaban de cuajar, ni de lejos. La infantil excusa de la crisis no da más de sí, y estamos seguros de que una sustancial parte de esas personas ausentes no volverán a los cosos tras esta dura etapa. Parece razonable pensar que un sector significativo de la sociedad vasca está harta de que se asuma como entretenimiento el maltrato público a los animales, y de que incluso algunos de estos deleznables espectáculos estén subvencionados con el dinero de todos y todas en aras de un supuesto arte que nunca debería tener relación con la violencia institucionalizada hacia inocentes.

Las personas que se acercan a diario a la carpa de ATEA muestran su ferviente deseo de que Euskadi siga cuanto antes los pasos de Cataluña, cuyo Parlamento tomó por mayoría absoluta hace tres años la histórica decisión de acabar con las corridas de toros en la región.

Las firmas recogidas durante las últimas ediciones de la Aste Nagusia se entregarán próximamente de forma simbólica al Parlamento Vasco, en lo que ATEA pretende sea el principio del fin de la tauromaquia en esta Comunidad Autónoma.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top