PUNTO INFORMATIVO DE ATEA DURANTE LA ASTE NAGUSIA DE BILBAO

Los derechos de los animales se hacen un merecido hueco durante la Aste Nagusia bilbaína (del 18 al 26 de agosto), en forma de reivindicación y al mismo tiempo de condena, por cuanto parte de esa fiesta se nutre del sufrimiento, de la sangre e incluso de la muerte de inocentes. Es por ello que no merece la etiqueta de verdadera fiesta, pues se entiende que esta solo lo es cuando quienes participan en ella lo hacen por propia voluntad, y en lógica consecuencia todos disfrutan de la misma. No es desde luego el caso de una buena parte de las fiestas de nuestros pueblos y ciudades, muchas de las cuales incluyen en sus programas actos donde se humilla, tortura y mata a seres en lo fundamental iguales a nosotros los humanos, con similares deseos y aspiraciones: ser razonablemente felices.

Si deseas que sigamos luchando por los más desfavorecidos, APÓYANOS.

La reivindicación diaria de sus derechos estará presente en la calle a través del punto informativo que ATEA instalará a partir del domingo día 19 durante doce horas diarias (de 11:00 a 23:00) junto al puente del Arenal, en pleno recinto festivo, adonde los interesados pueden acercarse a apoyar con su firma la abolición de las corridas de toros en Euskadi, y en general a recibir información de qué es y qué no es el Movimiento Animalista, sobre cuya filosofía y aspiraciones existe una severo desconocimiento.

ATEA desea hacer un llamamiento a la población para que tome parte activa en cuantos actos animalistas de protesta o informativos se lleven a cabo durante estas fechas, en la medida que es la sociedad vasca quien tiene que mostrar su condena a todo aquello que cercene los derechos básicos de cualquier ser sensible, en particular los concernientes a la integridad física o moral, y por supuesto a la vida.

La tauromaquia supone un gravísimo acto de violencia gratuita hacia inocentes, y quienes la apoyan en cualquiera de sus formas (a nivel publicitario, organizativo, mediático, u ofreciéndole cobertura intelectual) se convierten así en “colaboradores necesarios” para la perpetración de un crimen no menos perverso que la violencia de género, o mismamente la ideológica, por fortuna ya desaparecida de la sociedad vasca.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top