DENUNCIAMOS ANTE EL AYUNTAMIENTO DE ARNEDO (LA RIOJA) LA COLOCACIÓN INDEBIDA DE NUMEROSOS CARTELES TAURINOS

Nuestra asociación ha remitido una carta de denuncia por la colocación indebida y masificada de carteles publicitarios de corte taurino en numerosos puntos de la localidad riojana de Arnedo, que celebra a partid de hoy sus fiestas patronales.

La denuncia se basa en la propia normativa local, en concreto la Ordenanza Municipal de Limpieza de la Vía Pública, aprobada por el consistorio en abril de 2002, cuyo texto recoge al menos dos puntos por los que entendemos es denunciable la colocación de carteles tal y como se ha hecho. En efecto, el Artículo 10.21 de la misma prohíbe específicamente “La colocación de carteles y publicidad sobre el mobiliario urbano (papeleras, farolas, bancos…), considerándose responsable a la persona física o jurídica a la que se refiera el cartel o publicidad”. Asimismo, el Artículo 10.22 veda en similares términos “La colocación de carteles o publicidad en las fachadas, salvo que se refiera a actividades comerciales o mercantiles que se desarrollen en el mismo lugar, las cuales se someterán a su propia normativa. Se considerarán responsables a las personas físicas o jurídicas a las cuales se refiera el cartel o publicidad”.

Si quieres que noticias como esta sean posibles pincha aquí

Por todo ello, en carta dirigida al alcalde de la localidad y acompañada de abundante material gráfico como complemento a la denuncia, ATEA solicita que se proceda a abrir por parte del Ayuntamiento los expedientes sancionadores correspondientes a los diversos responsables de los hechos.

 

 

Aprovechamos el envío del documento-denuncia para lanzar al máximo representante político de la ciudad el reto de superar la tortura pública de inocentes asumida como entretenimiento, entrados como estamos en pleno siglo XXI, e iniciar así con valentía y coraje etapas más luminosas de nuestra biografía ética. En ATEA no cuestionamos que la tauromaquia sea tradicional, que suponga una forma de cultura y que supure arte por los cuatro costados, como de hecho lo hacen muchas otras canalladas cometidas por los humanos, sino que nos limitamos a condenar una práctica inaceptable en cualquier sociedad progresista y decente. Y no albergamos duda alguna acerca de que la lidia de toros merece hoy el áspero calificativo de “terrorismo lúdico”, si aceptamos con naturalidad calificar de “terrorismo doméstico” a la violencia de género, “terrorismo vial” a la grave irresponsabilidad de ciertos conductores, o “terrorismo ambiental” al vertido consciente de sustancias tóxicas en el medio. En cuanto a la tauromaquia –entendida esta en todas sus versiones–, parece claro que el dolor físico y el padecimiento emocional están presentes en cualquiera de sus escenarios, con lo que nos estaríamos nutriendo de sufrimiento ajeno para diversión propia, algo consustancialmente incompatible en una sociedad que se quiera calificar a sí misma de progresista y moralmente decente. Le recordamos al alcalde la obviedad de que –salvo que se presente una fehaciente demostración en contra–, todos los sufrimientos son iguales en cuanto que indeseables para la víctima, sin que factores como el género, la raza o la especie tengan la menor trascendencia en este diagnóstico.

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top