ANTROPÓLOGAS CATALANAS MUESTRAN SU DISCONFORMIDAD CON EL MANIFIESTO ACADÉMICO QUE DEFIENDE EL “TORO DE LA VEGA”

Miembros del Grup d´Estudis d´Etnozoologia (Antropologia de la Vida Animal, Institut Català d´Antropologia) han hecho llegar a ATEA un comunicado donde dejan patente su disconformidad con algunas partes del contenido del Manifiesto presentado por un grupo de profesores universitarios la pasada semana en Tordesillas (Valladolid), donde ayer mismo se perpetró un año más el festejo del Toro de la Vega.

Si deseas que sigamos trabajando por un cambio de mentalidad, APÓYANOS.

En su documento, estas personas reconocen sentirse decepcionadas por que “profesores de diferentes disciplinas académicas y desde la universidad se erijan en defensores de una tradición basada en el maltrato, la crueldad y la violencia”, y subrayan que “desde posiciones académicas no pueden defenderse” tales realidades.

Aunque admiten el interés del festejo del Toro de la Vega “desde un punto de vista etnográfico y antropológico”, advierten que se trata de un “interés para el estudio de la violencia, crueldad y dominación”, pues  entienden que estamos ante “una puesta en escena que tiene el objetivo colectivo de justificar y celebrar la supuesta superioridad y dominación humana (y masculina) sobre el entorno”. Añaden que “la crueldad no lleva al progreso moral de la humanidad, pues no está basada en el reconocimiento del sufrimiento del Otro ni en la capacidad de compasión y de ayuda ante el sufrimiento”. Y recuerdan un detalle que debería sernos obvio desde nuestra calidad de “animales racionales”: que la preservación de una tradición o de una práctica simbólica “nunca puede ser motivo para justificar su mantenimiento”.

Finalizan con una reflexión que al tiempo supone una invitación formal a la sociedad: “Es nuestra responsabilidad, pues, reflexionar y decidir abandonar las prácticas que repercuten de manera depredadora, subyugadora, violenta, cruel e injusta hacia nuestros semejantes y hacia nuestro entorno”.

ATEA se congratula de que personas (todas mujeres, por cierto, mientras que los autores del manifiesto académico son en una amplia mayoría hombres: ¿simple anécdota?) que de verdad viven y construyen el mundo de la antropología muestren una postura inequívoca de progreso moral desde el respeto a cualquier sujeto sintiente, como de hecho era Vulcano.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top