GALDAKAO TAMBIÉN ACABA CON LA TRADICIONAL [Y LAMENTABLE] CARRERA DE BURROS

La Comisión de Cultura del ayuntamiento vizcaíno de Galdakao acordó por mayoría el pasado martes no dar su visto bueno a la celebración de la tradicional carrera de burros que cada septiembre tiene lugar en la localidad, donde se obliga a los animales a realizar un recorrido urbano con una persona subida en su grupa. Este lamentable acto ha venido siendo organizado por la asociación local Patakon. 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo los derechos de los animales 

ATEA se congratula de que una de las localidades vascas más importantes haya tomado esta decisión, pues ello la coloca mucho más cerca de una ética global, que por serlo debe necesariamente incluir a los animales no humanos, impidiendo que la ciudadanía atente contra sus más elementales derechos e intereses: el más básico, a que se les deje en paz.

Nuestra asociación tuvo ocasión de intervenir hace poco más de un mes en otra Comisión de Cultura, junto a la formación EQUO-Euskadi, representada para ocasión por el veterinario madrileño José Enrique Zaldívar, quien anteriormente había redactado para el Ayuntamiento un informe, en el que dejaba claro que los animales sufren en dicha situación importantes niveles de estrés y angustia (sufrimiento psicológico, en definitiva), por lo que estaría incumpliéndose la normativa vasca de protección animal . 

Como ya apuntamos en su momento, parece lógico pensar que no es justo utilizar –en el sentido más burdo del término– a los demás para divertirnos nosotros. El más elemental sentido de la consideración debería hacernos ver que nuestra calidad de racionales nos obliga a tener en cuenta los intereses ajenos, si en verdad queremos que los demás hagan lo propio con los nuestros. La experiencia cotidiana nos demuestra de manera didáctica que sabemos divertirnos solitos, sin afectar el bienestar de nadie, ni humanos ni animales. Esta demostración palpable habría de resultar suficiente para acabar con toda forma de sometimiento o “uso” de inocentes, y los animales lo son en grado máximo. 

ATEA desea asimismo reconocer el espíritu mostrado en todo momento por el partido que gobierna la localidad (PNV), con su alcalde a la cabeza, así como a EQUO-Euskadi, la entidad que desde el principio ha servido de acicate para el cambio, que por cierto no se limita a la supresión de la citada carrera, sino a espectáculos igual de irrespetuosos, como el que ofrece bajo el chusco epígrafe de Gorriti y sus Animales. Nos congratulamos de que tanto PSOE como Galdakao Bizirik-Ezker Anitza apoyaran la supresión, al tiempo que lamentamos la absurda inacción de Usansolo Herria, que parece vivir en una suerte de limbo. Por fin, nos entristece profundamente la actitud pusilánime (¿directamente cobarde?) de Bildu, quien prefirió no participar en la votación para quedar “confundida con el paisaje”, y tratar así de contentar a todos, consiguiendo en realidad no contentar a nadie. El Partido Popular (única formación local que apoyó la continuidad de la carrera) parece anclado en una postura ridículamente inmovilista por lo que a la “cuestión de los animales” concierne, sin percatarse de que la sociedad evoluciona y asume nuevos retos, mientras ellos y ellas miran la mano que señala las estrellas.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top