ATEA DENUNCIA EL USO DE UN CERDITO DURANTE EL DESFILE DE CUADRILLAS EN EL INICIO DE LAS FIESTAS DE ASTRABUDUA (ERANDIO, BIZKAIA)

Nuestra asociación ha presentado una denuncia ante el Ayuntamiento de Erandio por el uso de un cerdito durante el inicio de las fiestas del barrio de Astrabudua. Según nuestras informaciones, los hechos tuvieron lugar el pasado 4 de agosto, cuando los integrantes de una de las cuadrillas que participaban en el tradicional desfile que dan inicio a las fiestas portó durante todo el recorrido un cerdo joven en un recipiente de plástico, a su vez dentro de un carro de supermercado, atado por varias partes de su cuerpo. Sospechamos asimismo que el animal pudiera haberse visto obligado en algún momento a ingerir alcohol.

Cualquier animal en similares circunstancias sufre por fuerza un severo y constante estrés, inevitable por la naturaleza del escenario en que se ve obligado a participar: bullicio, calor, constantes movimientos bruscos, cohetes, griterío, etc. El uso de animales en actos festivos se muestra por completo innecesario, como lo demuestra el hecho de que la inmensa mayoría de los citados actos prescinde de animales, sin que nadie lo solicite o eche de menos. Además, la progresía moral de cualquier comunidad humana se basa entre otras cosas en el respeto a los demás, incluyendo por supuesto a los animales.

En nuestra sociedad rigen una serie de normas de carácter proteccionista –y no hace falta decir que de obligado cumplimiento– desde hace muchos años, normas que se complementan con ordenanzas municipales, como en el caso de Erandio, sin ir más lejos. Así, entendemos que la situación expuesta vulnera con claridad la Ley/1993, de 29 de octubre, de Protección de los Animales, normativa genérica en el ámbito del País Vasco en tal materia. Suponemos que el más elemental sentido cívico (además de la Ley), dicta que puede y debe evitarse daño alguno a los animales, quienes nada tienen que ver con nuestras costumbres festivas, de tal suerte que no existe otra fórmula que la no utilización de los mismos.  

En nuestro escrito instamos al alcalde a que actúe en consecuencia, investigando los hechos y aplicando la referida Ley, que en su Artículo 4.2.a prohíbe “Maltratar a los animales o someterlos a cualquier práctica que les pueda producir sufrimientos y angustia injustificada”. De igual forma, parece obvio que se habría incumplido también el Artículo 4.2.f, que prohíbe (respecto a los animales) “Imponerles la realización de comportamientos y actitudes ajenas e impropias de su condición o que impliquen trato vejatorio”.

Puestos en comunicación con representantes de la Comisión de Fiestas, nos aseguran que no tenían conocimiento del hecho aquí denunciado, y que desde luego, de haberlo sabido, no hubiera tenido su aprobación. Así, se nos garantiza que en una próxima ocasión advertirán a los participantes de los diferentes actos festivos bajo su competencia que no se permitirá la utilización de animales en los mismos, por contravenir la normativa vigente en materia proteccionista, y por no corresponder a una sociedad éticamente madura. Creemos que la postura de la Comisión de Fiestas es sincera, y celebramos su visión y sensibilidad en cuanto al respeto que merecen los animales, quienes no deben participar contra su voluntad en actos festivos propios de humanos, por cuanto ven vulnerados severamente sus intereses.


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top