EL AYUNTAMIENTO DE LEIOA (BIZKAIA) ASEGURA A ATEA QUE LOS PERROS CUYA SITUACIÓN FUE DENUNCIADA HAN MEJORADO SU CALIDAD DE VIDA

Representantes del Ayuntamiento de Leioa (la concejala de Acción Social, el Jefe de la Policía Local y una técnico de Medio Ambiente) mantuvieron durante la mañana de ayer una larga reunión con dos miembros de ATEA, en la que ambas partes valoraron la situación en que se encuentra una pareja de perros de la localidad, cuyo permanente estado de encadenamiento fue denunciado hace algo más de un mes. 

Como prólogo, la concejala de Acción Social desmintió haber criticado como tal la denuncia de ATEA, a pesar de que así aparecía publicado en un periódico local días después de interpuesta la denuncia. Por parte de nuestra organización se solicitaron las oportunas explicaciones sobre por qué no nos ha sido remitido aún el informe pericial, circunstancia que se producirá en breve, según se nos manifestó.

Si deseas que sigamos luchando por los animales, APÓYANOS. 

Desde ATEA les fue trasladada la idea de que las instituciones públicas, ante casos de denuncias por supuesto maltrato animal, deben asumirlas de forma global, y no seleccionar aquellas partes que saben fáciles de sortear. Es de hecho lo que entendemos está haciendo el Ayuntamiento de Leioa. Por tal motivo, ATEA requirió que en el informe veterinario haga constar de forma inequívoca que mantener a un perro permanentemente atado no le causa –en grado alguno– sufrimiento o angustia, pues en caso contrario entenderemos que la Ley 6/1993, normativa genérica en materia de protección animal en Euskadi, sigue incumpliéndose. Creemos que el requerimiento es del todo razonable, y que un profesional veterinario, si de verdad lo cree, no debiera tener problema alguno en verter en un informe oficial tal aseveración.

El Jefe de la Policía Local dio su palabra a ATEA de que, a raíz de la interposición de la denuncia, los animales son liberados de sus cadenas a diario durante un periodo de tiempo (sin que este extremo haya podido ser todavía confirmado por nuestros inspectores en la zona), así como que ahora tienen acceso a sendas casetas con mantas (lo que sí parece cierto). El citado agente reconoció asimismo que desde la institución que él dirige nunca han actuado de oficio ante casos de continuo encadenamiento de animales, a pesar de estar regulado por su propia Ordenanza Municipal.

 Aunque, en opinión de ATEA, el caso no está ni de lejos resuelto, asumimos el encuentro como muy positivo, pues se cumplieron algunos de nuestros propósitos, en calidad de entidad que lucha por un cambio de mentalidad social hacia los animales no humanos. Nos referimos a trasladar a las distintas instituciones determinadas ideas claves, entre las cuales están, además del cumplimiento escrupuloso de la normativa vigente, el hecho de que el buen trato a los animales debe incorporarse a la labor cotidiana municipal, pues forma parte del progresismo ético bien entendido. ATEA debe reconocer por su parte algunos detalles positivos del Ayuntamiento en los últimos tiempos, como la rescisión de contrato para recogida de animales con una empresa con una más que dudosa buena praxis, o la eliminación de algunos espectáculos con animales (vaquillas, cerditos), pasando por el mero contacto directo entre administración y movimiento animalista, imprescindible para una labor común y en consecuencia fructífera.

 Así pues, entendemos que el municipio de Leioa tiene ahora una excelente oportunidad para apuntarse un tanto en cuanto a imagen, no permitiendo en su área competencial que los animales permanezcan siempre atados, antes que nada por pura y estricta ética, y naturalmente por tratarse de una realidad que incumple de manera clara la normativa vigente en la materia.

 

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top