CONDENAN AL RESPONSABLE DE LA DESATENCIÓN DE LA GATA JUANI, Y ATEA INTERPONE UNA SEGUNDA DENUNCIA ANTE EL AYUNTAMIENTO DE BILBAO

La persona responsable de la gravísima desatención de la que fue víctima una gata siamesa en Bilbao la pasada primavera resultó condenado tras la vista que tuvo lugar el pasado 19 de septiembre, según ha podido saber esta asociación. La condena es triple, por cuanto, además de la propia condena establecida por la jueza (175 euros en total), obliga al acusado a abonar el importe total que supuso la asistencia veterinaria –gracias a la cual Juani sobrevivió a una muerte segura–, además de a las costas del juicio.

Dicha sentencia nos genera una sensación agridulce, por cuanto parece a todas luces insuficiente (la salud y el bienestar de los animales son para ellos tan importantes como para nosotros los nuestros), aunque por otra parte hemos de felicitarnos por la acción judicial, impensable hace apenas unos años. Es por ello que preferimos apreciar el lado positivo de este dramático suceso, que acabó bien para Juani, su protagonista, quien es ya feliz con su nueva y definitiva familia desde hace un mes. 

Si deseas que sigamos defendiendo a los más vulnerables, APÓYANOS.

Relacionado con este mismo caso, ATEA acaba de interponer ante el Ayuntamiento de la capital vizcaína una nueva denuncia administrativa contra las mismas personas, al conocer que, algunos días antes de la celebración del juicio, la [supuesta] compañera sentimental del propietario de Juani se presentó en una clínica veterinaria de Barakaldo solicitando presupuesto para la vacunación de cinco gatos, cuyas imágenes mostró a una trabajadora del establecimiento, quien se quedó horrorizada por el aspecto que presentaban los animales. Al ver dichas imágenes, sugirió a la clienta en ciernes que los gatos deberían ser atendidos con urgencia, a lo que esta contestó que “ya les había dado una pastilla y que se habían curado”. Cabe deducir de este episodio que más animales podrían estar pasando por idéntica pesadilla a la de Juani.

Es por ello que desde ATEA se ha cursado una solicitud de intervención urgente en el domicilio de esta pareja, con la principal y doble pretensión de que se aplique con todo rigor la normativa proteccionista vigente, y antes que nada que les sean decomisados cuantos animales se hallen en la citada vivienda, inhabilitando a los responsables para la tutela de animales, pues resulta evidente que no se trata de personas apropiadas para ello. 

Una historia dramática con final feliz

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top