DENUNCIAMOS ANTE EL AYUNTAMIENTO DE ARGOÑOS (CANTABRIA) LA SITUACIÓN DE UN PERRO CONDENADO A CADENA PERPETUA

Se ha interpuesto una denuncia ante el Ayuntamiento de la localidad cántabra de Argoños, por la situación que sufre un perro. Los hechos ocurren en una finca de la zona, donde hemos observado que en un espacio acotado por diversas plataformas de madera y somieres, se encuentra un perro tipo pastor vasco, permanente atado a una cadena de muy cortas dimensiones. No es necesario incidir demasiado en lo que representa para animales de naturaleza amistosa y sociable –como de hecho son los perros– permanecer en perpetuo estado de encadenamiento, sin más radio de acción que unos escasos metros. Como es lógico, la situación les afecta de forma grave en su equilibrio psicológico, pues cercena sus más elementales necesidades emocionales. Es por ello que resulta muy difícil no calificar la actitud de su propietario (al parecer, una persona de edad que vive en el pueblo) de crueldad gratuita, pues dicho animal no recibe ni de lejos el trato y atención que todo ser sensible merece. El permanente confinamiento a una corta cadena (que lo es en tal medida que hemos podido apreciar en el animal una extraña curvatura en las patas, con toda probabilidad ocasionada por su situación) y en un entorno maloliente, fruto de la falta de higiene y de sus propios orines y excrementos, supone objetivamente un terrible maltrato, y, por descontado, parece claro que su situación vulnera de manera flagrante la normativa cántabra de aplicación.

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por su liberación

En efecto, la Comunidad Autónoma de Cantabria cuenta con una norma legal genérica específica en la materia desde hace algo más de dos décadas, concretamente la Ley 3/1992, de 18 de marzo (con algunas modificaciones posteriores). Deducimos que los hechos denunciados infringen con claridad varios puntos de la misma, que ya en su artículo 2.2.a prohíbe “Maltratar o agredir físicamente a los animales o someterlos a cualquier otra práctica que les suponga sufrimientos o daños injustificados”. En tal sentido, resulta obvio que no puede haber justificación posible para mantener a un animal de naturaleza gregaria –como lo es cualquier perro– atado de por vida a una escueta cadena, concluyendo por tanto que se trata de un evidente caso de maltrato, que afecta en un plano psicológico a dicho animal de forma severa. En similar sentido, hemos de manifestar que en su visita, nuestro inspector apreció que el animal carecía de comida, y que el agua a la que tenía acceso (en una herrumbrosa cazuela) se encontraba en un evidente estado de descomposición, como puede apreciarse en el vídeo grabado cuyo enlace facilitamos más abajo.

Es por ello que a través de nuestra denuncia instamos al Ayuntamiento de Argoños a que aplique la normativa vigente y sancione como proceda al responsable de tan lamentable comportamiento. Y aprovechamos la ocasión para recordarle que no solo tiene potestad para intervenir en casos de maltrato animal, sino la obligación de hacerlo de oficio, circunstancia que hasta el momento no se ha producido, estamos seguros de que por simple desconocimiento de los hechos. De igual forma, se le apunta que ha de ser tenido en cuenta el texto completo de la normativa referida, y no ceñirse a segmentos concretos, pues una ley queda incumplida con el solo incumplimiento de cualquiera de sus partes.

Por último, y tras solicitar a la institución municipal la inmediata confiscación del animal –e incluso barajando una posibilidad intermedia, cual sería una cesión voluntaria a terceros–, ATEA se ofrece a poner a disposición del caso todos sus recursos, a fin de poder encontrar a este pobre animal un hogar digno y una familia que le ofrezca la oportunidad de experimentar lo que es el respeto y sobre todo el afecto humano.

 

VÍDEO

 Perro encadenado de manera permanente en Argoños (Cantabria)

 

 

 

 

 

 

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top