ATEA SOLICITA AL GOBIERNO LA SUSPENSIÓN DERECHOS PARA LOS REPRESENTANTES DE UPyD EN EL CONGRESO

ATEA ha remitido por correo postal certificado un escrito al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, solicitándole traslado al Ejecutivo de nuestro deseo de una modificación constitucional de carácter transitorio, que contemple la suspensión del derecho a la vida y a la libertad para los cinco diputados y diputadas que conforman en la actualidad el Grupo de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), a raíz del discurso pronunciado por su portavoz desde el Hemiciclo el pasado martes 12 de febrero, en el transcurso del debate que generó la presentación de una Iniciativa Legislativa Popular, al objeto de que se declare Bien de Interés Cultural la tauromaquia, con lo que, a tenor de la votación posterior, el Partido Popular está de acuerdo. 

Si deseas que sigamos luchando contra el crimen organizado,  APÓYANOS. 

Nuestra asociación se ampara para su solicitud en la LEY ORGÁNICA que regula el “derecho de petición” al organismo correspondiente –el Gobierno en este caso–, y traslada una solicitud que debe entenderse en su preciso contexto y antes que nada apoyado en un doble espíritu didáctico y provocador. Creemos que con ello Sus Señorías reconducirán ipso facto su actitud, pues sabido es que no hay mejor receta para la asunción de la empatía y el respeto a los intereses ajenos que ver los propios en peligro. En tal sentido, ATEA siempre ha considerado que todo sufrimiento (físico o emocional) resulta idéntico, al menos por cuanto a su indeseabilidad para la víctima, sea esta de la especie biológica que sea, y no pudiendo por tanto restringir esta reflexión al ámbito de lo humano. 

Como se recordará, durante el discurso donde UPyD defendió la propuesta de la ILP para declarar Bien de Interés Cultural la tauromaquia en España, el portavoz (Toni Cantó) argumentó que “los animales no poseen ni el derecho a la libertad ni el derecho a la vida, pues no puede tener derechos quien no tiene obligaciones”. ATEA considera que, en efecto, nadie –tampoco los humanos- tiene derechos de similar forma en que tiene brazos o epidermis, sino que son aquellos [excelentes] útiles jurídicos que solo existen si una comunidad dada (no la “meramente humana”, sino su sector “éticamente activo”) así lo decide y propugna. Pero, siendo así, nada que no responda al más grosero egoísmo y a una dramática falta de empatía puede llevarnos a reconocer derechos básicos para un ser humano al tiempo que se les niega a los demás animales. 

Por otro lado, y dado que el Sr. Cantó no advirtió a lo largo de su discurso limitación alguna cuando se refería a “los animales”, se despoja con ello de los derechos apuntados a sí mismo y a sus cuatro compañeros de grupo, pues, que se sepa, cada una de dichas personas es, desde una perspectiva biológica, un animal en toda regla. En efecto nadie puede serlo ni “en cierto modo” ni “a tiempo parcial”, con lo que su perorata les afecta de pleno (acaso sin ellos y ellas ser conscientes). 

 

DISCURSO UPyD

 


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top