¡BASTA YA DE USAR ANIMALES EN EL ARTE!

GUGGENHEIM EXPOSICIÓN 2018

 

Deseamos mostrar públicamente nuestro su disgusto ante la presencia de una instalación artística en el Museo Guggenheim Bilbao, consistente en un gran terrario donde numerosos animales (reptiles e insectos) convivirán a diario ante el público. En tal sentido, cabe reseñar que esta misma exposición fue retirada de su sede en Nueva York hace apenas unos meses, tras una avalancha de protestas contra toda forma de arte con indeseables consecuencias para terceros.

Consideramos que el habitual recurso a la 'libertad de expresión' apenas es una burda excusa con la que maquillar lo que en realidad supone una agresión gratuita, que mantiene animales estresados como meros elementos de atrezzo, obviando por tanto su naturaleza sensible. Parece evidente que dichos animales están mucho mejor en sus respectivos hábitats naturales que en una sala pública bajo la mirada de curiosos. En ningún caso puede defenderse tal falta de sensibilidad bajo la espuria idea‑fetiche de la 'libertad'. En dicho sentido, resulta como mínimo contradictorio (y egoísta) que el autor y sus valedores recurran al manido argumento de la libertad propia, basada ahora en la negación de la libertad ajena: la de unos animales que aspiran a algo tan razonable como ser respetados (dejados en paz). 

Así las cosas, bien podemos aventurarnos en el proceloso ―y 'exclusivizado'― mundo del arte moderno, para categorizarlo hasta el infinito, incluyendo por supuesto el género del arte criminal. Podría ser el caso, desde luego. Porque, como hemos manifestado hasta la extenuación durante las últimas décadas, simplemente no existe un 'sufrimiento animal' y a la par un 'sufrimiento humano', sino que todo padecimiento resulta idéntico ―por indeseable― para la víctima, con independencia de la especie. Y que sea trivial (evitable) añade un punto perverso al escenario.  

Ha de quedar por tanto claro que nuestra organización se opone sin fisuras a cualquier forma de libertad si ello afecta a terceros, más aún si se trata de seres inocentes. Creemos que defender la libertad per se aparece como una más de las 'idioteces intelectuales' que inundan la sociedad contemporánea, por lo que se impone luchar con denuedo contra esta nueva forma de nihilismo moral.

Asimismo, desde ATEA invitamos a la ciudadanía a que exprese como entienda oportuno su rechazo a la citada exposición, que también incluye un vídeo donde dos cerdos (convenientemente decorados para la ocasión con letras orientales y latinas) copulan ante un público inane. Aunque en este caso se trata de una grabación, consideramos por igual que banaliza la dignidad y los intereses animales, tan 'porcinos' estos para ellos como pudieran serlo 'humanos' para nosotros mismos en su papel.

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo a TODOS los animales. ¡Gracias!


Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
Back to top