TRASLADAREMOS AL ALCALDE BUENAS RAZONES PARA QUE NO VUELVAN LOS TOROS A VITORIA

 

URTARAN REUNIÓN pic

 

Hemos solicitado al alcalde de Vitoria‑Gasteiz, Gorka Urtaran, un encuentro personal, al objeto de trasladarle cara a cara un listado de razones por las que las corridas de toros no deben volver a la capital de Euskadi.

Tras las recientes declaraciones públicas del primer edil, en las que muestra una clara receptividad a abrir la puerta a tan sanguinario espectáculo, consideramos que ha de mantenerse una razonable prudencia, pues estos procesos de cambio social suelen ser más sólidos de lo que aparentan. De hecho, el Equipo de Gobierno local no ofrece ahora mismo una postura consensuada sobre el tema, lo que nos permite albergar cierto optimismo. En todo caso, cabe señalar que, en el peor de los casos, dicha etapa sería con toda probabilidad el paso final hacia la desaparición definitiva de la lidia de reses en la ciudad, pues vivimos tiempos nuevos en lo que respecta al trato que merecen los animales en general, y parece claro que las corridas de toros estarán entre las primeras prácticas denostadas.

Añadido a lo anterior, ATEA considera que una realidad dada ―como la tauromaquia en todas sus expresiones― no merece condena o defensa en función de su aceptación social, sino más bien respecto a su carácter injusto. En tal sentido, debemos tener presente en todo momento que la tauromaquia es de facto una agresión unilateral y gratuita (pues tiene exclusivo carácter lúdico), y por ello tampoco procede consultar a la ciudadanía sobre el particular (a no ser que se proceda de idéntico modo con cualquier otro asunto, independientemente de su peso moral).

Por último, no podemos ocultar nuestro desconcierto ante la ya evidente (por reiterada) postura 'aperturista' del señor Urtaran, quien no desaprovecha ocasión para reabrir una polémica que apreciamos bastante cicatrizada en la sociedad vitoriana. Es por ello que no consideramos descabellada la posibilidad de que dicha postura venga dictada de instancias que desde luego superan el ámbito municipal.

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por los animales

Comentario (0) Impresiones: 32

CONTRA TODA AGRESIÓN A LOS ANIMALES EN 'SANFERMINES'

ENCIERRO SANFERMINES 2017

 

Con motivo, un año más, de la celebración de las fiestas de San Fermín en Pamplona, ATEA desea hacer llegar a la opinión pública su condena más firme hacia todas las formas de agresión gratuita a los animales, que en el evento mencionado se prodigan, pues añadidas a las clásicas corridas de toros, cuya trágica consecuencia para las víctimas ya nadie discute, se añaden en este caso los encierros matinales, que siguen rodeados de un aura de misticismo y atmósfera poética que desde luego no se corresponde con la realidad. 

Los encierros constituyen sin lugar a dudas una verdadera agresión psicológica a los animales. En una sociedad que respetase los derechos básicos de todos los animales (y no tan solo los de los humanos), actividades como los encierros estarían prohibidas ―por tanto, perseguidas por la ley―, y sus promotores serían considerados verdaderos delincuentes.

La fascinación que mucha gente siente por los tradicionales encierros impide una reflexión objetiva y rigurosa sobre las consecuencias que tienen los mismos para sus verdaderas y principales víctimas: los toros. Si hiciéramos un esfuerzo mental para ponernos en su lugar, comprobaríamos que el auténtico sufrimiento comienza cuando son raptados de la dehesa ―el único entorno que conocen hasta entonces―, donde tienen a sus compañeros de manada y espacios que constituyen toda su referencia vital. El traslado a cientos de kilómetros es siempre para ellos una experiencia traumática, por su incapacidad para comprender lo que sucede. Sabemos que el estrés severo sufrido durante el viaje les hace perder muchos kilos de peso, y hasta se han dado casos de muerte por colapso.

Ya en el escenario del encierro, todo está concebido para que los animales corran,  y que lo hagan además en la dirección que los humanos desean. La realidad es que los pobres morlacos se muestran aterrorizados ante una multitud extremadamente hostil que les acosa. Es por ello que, en lugar de atacar a sus agresores (un simple desvío hacia los laterales atestados de corredores  acarrearía gravísimas consecuencias para estos), permanecen juntos durante el recorrido, con el único fin de encontrar así un contacto físico tranquilizante. Ningún toro corre desbocado durante varios minutos en su medio natural, salvo que este severamente angustiado y trate con ello de huir de la fuente de peligro. Además, el asfalto constituye para ellos una auténtica tortura que les provoca una permanente sensación de inseguridad. Durante cada encierro son habituales las caídas y los golpes contra las paredes en los bruscos cambios del recorrido. El hecho de no poder refugiarse de quienes les acosan supone un elemento más de frustración para ellos. Digámoslo claramente: los encierros más famosos del mundo, los de Pamplona, son una burda agresión gratuita a seres por naturaleza pacíficos y huidizos. En consecuencia, ni la tradición ni la aceptación secular pueden legitimar esta canallada.

 

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo los derechos de TODOS los animales. ¡Gracias! 

 

Comentario (0) Impresiones: 90

¡CELEBRAMOS UNA VITORIA SIN TAUROMAQUIA DURANTE 2017!

GASTEIZ SIN TAUROMAQUIA 2017

 

Nuestra asociación desea hacer llegar a la opinión pública su enorme satisfacción ante la decisión tomada por el Ayuntamiento de la capital de Euskadi, Vitoria‑Gasteiz, en el sentido de no sacar un segundo pliego de condiciones para adjudicar la explotación del coso taurino de la ciudad durante la temporada de 2017.

Esto supone en la práctica que no habrá ningún festejo taurino, lo que incluye corridas de toros, vaquillas y espectáculos similares, todos ellos lesivos en distintos grados para sus víctimas. Concluye así un proceso de 'agonía natural' de la [mal llamada] Fiesta en la ciudad, que ha visto cómo durante la última década —desde la misma inauguración de la nueva plaza— la sociedad ha ido dando la espalda a tan deleznable espectáculo. A riesgo de ser tildados de 'prepotentes', queremos pensar que algo tendremos que ver en dicho proceso los colectivos animalistas locales.

Lo dijimos entonces y lo repetimos ahora: la construcción de la nueva plaza apenas iba a suponer un 'tirón coyuntural' de la tauromaquia en Gasteiz, para después volver a su apatía creciente, que ha acabado ahogando este lamentable negocio. Y creemos que, de verdad, esto no tiene vuelta atrás. Aun en el hipotético caso de que en futuras temporadas volviera la tortura pública de animales —el optimismo, siempre en su justa medida—, ello apenas supondría el coletazo final. Estos espectáculos irán desapareciendo lenta pero firmemente de nuestros programas de fiestas, por suerte para los animales involucrados, pero también para la sociedad. Porque aquí ganamos todos: humanos y animales. También supone una victoria para quienes se muestran claros partidarios de la tauromaquia, pues su desaparición les hace mejores en lo moral, aunque todavía no sean conscientes de ello.

Por otro lado, consideramos que en ningún caso procede dejar en manos de una 'consulta popular' algo que supone una agresión gratuita y letal para seres que tienen el mismo interés que nosotros, los humanos, en cuanto a cosas tan elementales como el bienestar o el sufrimiento. La 'consulta populares' se han convertido en burdos 'experimentos sociológicos' que ciertas ideologías políticas manejan a su antojo, revistiéndolas de 'democracia participativa'. Pero la democracia bien entendida no tiene relación forzosa con la consulta a la ciudadanía, sino con una gestión decente de lo público. Elegimos a nuestros representantes para que tomen decisiones, y también para que establezcan «líneas rojas», como de hecho hacen con cuestiones de calado como los derechos humanos. Pues bien, creemos que los intereses básicos de los animales también deben colocarse en esa lista. Si los intereses de mujeres y niños no se consultan, no alcanzamos a comprender por qué sí ha de poder hacerse con los toros.

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo los derechos de TODOS los animales. ¡Gracias!

 

Comentario (0) Impresiones: 219

POR QUÉ CONSIDERAMOS INADECUADAS LAS 'CONSULTAS POPULARES' SOBRE TAUROMAQUIA

CONSULTAS POPULARES NO

 

A raíz de la polémica suscitada por el deseo del Ayuntamiento de San Sebastián de celebrar una 'consulta popular' sobre si debe permitir la celebración de corridas de toros en el coso de Illumbe, y la posterior desautorización para dicha consulta por parte del Gobierno español, ATEA desea manifestar a la opinión pública su inequívoca postura contraria a cualquier tipo de consulta sobre hechos que afectan de forma seria a los animales, como es, desde luego, cualquier evento taurómaco.

Aunque resulta muy fácil establecer de forma automática una vinculación entre hechos como 'consulta' y 'democracia', quizá deba concluirse que la democracia bien entendida es algo más complejo y profundo que la consulta constante. De hecho, la experiencia política (gestora) cotidiana nos demuestra que preguntar (consultar) a la ciudadanía no es un hábito precisamente habitual. Pero lo más significativo es que ello se muestra razonable, pues de lo contrario dicha tarea se volvería caótica (en realidad, imposible). Por supuesto que el elemental espíritu democrático sugiere un momento para la consulta, de cuyo resultado saldrá un equipo gestor, que a su vez elegirá equipos humanos para tareas específicas. Parece lógico que así sea, y, aunque nunca está de más conocer la tendencia en cuanto a opinión ciudadana, no hay que estar necesariamente solicitándola a la comunidad con absurda frecuencia. Lo cierto y verdad es que tal cosa no sucede de facto.

A pesar de ello, diversas entidades políticas muestran en ocasiones su deseo de que esta o aquella cuestión se pregunte a la ciudadanía (casi siempre, sin que el resultado sea vinculante, lo cual resulta en cierto modo contradictorio). En sí mismo, esta ocasional tendencia a descargar la decisión en la sociedad no parece estar propulsada por una virtud moral democrática, sino más bien por el [poco virtuoso] deseo de 'quitarse el muerto de encima' (en expresión coloquial). Hasta cierto punto, se trata de una estrategia tan grosera como eficaz, pues no se requieren grandes esfuerzos para maquillarla como 'demócrata y transparente'.

ATEA considera que, sin duda alguna, deben establecerse 'líneas rojas' en cuanto a las consultas populares, y tenemos claro que una de ellas es la posibilidad de que determinado resultado dictamine la libertad de agredir e incluso matar a seres inocentes, que en lo fundamental tienen idénticos intereses que nosotros mismos: evitar el sufrimiento y ser razonablemente felices. ¿Podría ser de otra forma?

Creemos que poner en manos de la ciudadanía cuestiones de calado como la tauromaquia empequeñece la importancia de la ética global en la que creemos y que por ello reivindicamos, sin percatarnos que cometemos así una trágica incongruencia.

Los derechos animales ni se negocian ni deben consultarse, pues no se hace cosa similar con cuestiones que afectan a los niños, a las mujeres o a los hombres. Y nos permitimos recordar en este punto ―por enésima vez― que el mismo grado de padecimiento merece idéntica consideración teórica por nuestra parte, con independencia de factores como la raza, la clase social, el sexo o la especie.

Por tanto, ATEA considera la aceptación de cualquier forma de consulta popular que ponga en juego los intereses de los animales una gravísima claudicación en nuestras reivindicaciones de base, y que, en lógica consecuencia, no procede dar pábulo a dichas fórmulas 'democráticas', pues para eso están los representantes políticos elegidos en las urnas cuando toca, quienes han hallado en esta vía el modo perfecto de evadir responsabilidades que solo a ellos corresponden.

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo a TODOS los animales

Comentario (0) Impresiones: 173

LA ALCALDESA DE ORDUÑA NO ASISTIRÁ A LA ÚNICA CORRIDA DE TOROS DE `OTXOMAIO´

ALCALDESA ORDUÑA NO VA TOROS

 

Idoia Aginako, alcaldesa de Orduña (Bizkaia), ha comunicado a ATEA que no asistirá a la única corrida de toros programada en la localidad durante las inminentes fiestas de Otxomaio. Nos confirma igualmente que dicha ausencia incluye al conjunto de concejales y concejalas de EH BILDU (grupo político que gobierna la localidad).

 

Nuestra organización le remitió días pasados una carta, en la que, además de verter una serie de reflexiones genéricas sobre lo que supone para los animales determinados comportamientos (la tauromaquia es tan apropiado como lamentable ejemplo), le invitábamos formalmente a que no apoyara con su presencia eventos que supusieran maltrato.

 

Deseamos mostrar a la opinión pública nuestra satisfacción por esta postura, pues viene dada ante todo ―según se nos asegura― por una oposición a todo acto que implique agresión gratuita a los animales. De hecho, en su respuesta reconoce que la formación aspira a que en la ciudad “no se programen” actos de dicha naturaleza.

 

Cabe recordar que en 2015 no hubo tortura pública de inocentes en Orduña, con lo que al menos se demostró de facto que la desaparición de ciertas costumbres ―por muy ancestrales que estas sean― puede y debe asumirse como la fórmula inequívoca para el avance ético y progresista de nuestra sociedad. 

 

Dado que Orduña pasa por ser uno de los iconos de la tauromaquia en Euskadi, entendemos que se trata de una excelente noticia.

 

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo a los animales

 

Comentario (0) Impresiones: 342

Back to top