UN BUEN PLAN PARA EL SÁBADO 23 EN BILBAO

MANIFESTACIÓN BILBAO 23jun2018

 

Te invitamos a participar en la MANIFESTACIÓN que el SÁBADO 23 DE JUNIO tendrá lugar en BILBAO (PLAZA MOYÚA, 12:00 HORAS), para reivindicar unos espectáculos libres de crueldad con los animales.

En efecto, todavía son muchos los animales condenados a los más variados eventos públicos, donde de muy diversas formas participan contra su voluntad. Sabido es que en algunos de dichos espectáculos incluso son agredidos hasta morir (con independencia de que tal cosa pueda ser etiquetada como arte, cultura o tradición, terreno que en cualquier caso no nos compete como entidad).

En ATEA creemos que todas las formas de sometimiento a seres sensibles inocentes deben ser condenadas desde una perspectiva ética, y reprobadas en consecuencia por la normativa jurídica. Pero si descendemos al apartado de la estrategia, parece claro que antes que cualquier otra área hay que poner nuestro foco de atención en aquellos escenarios objetivamente innecesarios ―nos ponemos en la mente social estándar―, como de hecho son la tauromaquia o el clásico circo, entre otros con similares consecuencias para las víctimas.

ATEA apoya el mencionado acto de protesta, y por ello nos parece un plan perfecto para 'hacer hambre' en la mencionada fecha.

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo los derechos de TODOS los animales. ¡Gracias!

Comentario (0) Impresiones: 43

SR. PRESIDENTE: HAGA ALGO POR LOS ANIMALES DE LOS CIRCOS

 ACCIDENTE ELEFANTES

 

ATEA ha remitido hoy mismo una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, solicitándole que haga todo lo que esté en su mano, desde el cargo que ocupa, para que de una vez por todas acabe el uso de animales en los espectáculos circenses.

Tras las dramáticas imágenes de las consecuencias de un accidente en el que recientemente se vieron involucrados varios elefantes, resurge una oscura realidad que siempre estuvo ahí: el cruel sometimiento de los animales utilizados en los tradicionales circos. Se trata de seres con intereses elementales, no tan diferentes a los que tenemos los humanos: a una razonable felicidad, en definitiva. No debería resultarnos demasiado difícil concluir que dicha 'felicidad' para un elefante ha de consistir en recorrer a diario kilómetros junto con su familia en busca de alimento, o rebozarse en una charca de barro, o de despertarse bajo una acacia, o cuidar tanto de su prole como de sus mayores. Todo ello se les niega en cautividad, que en la práctica les convierte en una triste caricatura de sí mismos. La esclavitud no es buena para nadie, con independencia de la especie a la que pertenezca. ¿Es tan difícil entenderlo?

Creemos que el mencionado accidente puede y debe hacernos reflexionar sobre la verdadera naturaleza de los clásicos circos, que siguen sin percatarse de que su tiempo pasó, y de que toca pasar página, para dar la bienvenida a un espectáculo que de verdad merezca la etiqueta de 'artístico y creativo'.

Le hacemos llegar al señor Rajoy la idea de que ningún animal merece menos consideración que su perro Rico, hacia el que sin duda tiene el lógico afecto, como miembro de su familia emocional que es.

Estamos seguros de que el presidente del Gobierno actuará en consecuencia, desde su calidad de máxima autoridad civil de una sociedad que cambia con acelerado paso su concepción de la ética global, y que por tanto responderá en algún grado a nuestra solicitud.

 

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por los animales

Comentario (0) Impresiones: 81

DENUNCIAMOS [UNA VEZ MÁS] A LA CUADRILLA 'BATASUNA'

 

BUEYES batasuna

 

Nuestra asociación ha presentado ante el alcalde de Vitoria‑Gasteiz una denuncia formal por maltrato a dos bueyes durante las pasadas fiestas de La Blanca, protagonizado por la cuadrilla de blusas Batasuna, que reincide una y otra vez en un comportamiento detestable hacia los animales que se empeñan en utilizar sus miembros como meros 'complementos lúdico‑estéticos'.

En efecto, no se comprende qué hacen ahí dichos animales, en un escenario de natural ruidoso y por tanto desagradable y agobiante para ellos. Cabe subrayar que la citada cuadrilla ya se hizo acompañar de cerditos de corta edad durante ediciones pasadas, hasta que el Síndico de la ciudad emitió una Recomendación al Ayuntamiento, instándole a que impusiera la sanción económica prevista en la normativa proteccionista de aplicación. Siendo así, la misma cuadrilla decidió portar cadáveres de cochinillos al año siguiente durante el tradicional 'paseíllo', lo cual denota un innegable mal gusto por su parte. Asimismo, incluyeron a dos ponis en la 'ida a los toros' de hace un par de ediciones. Y con motivo del pasado Día del Blusa y la Neska obligaron a un burro a acompañarles durante toda la jornada, en una suerte de absurdo 'homenaje'.

Aunque es obvio que la presencia de cualquier animal en tal ambiente le provoca cuando menos estrés y malestar general, el Ayuntamiento concedió los preceptivos permisos, amparándose en un 'informe' emitido por sus propios Servicios Jurídicos, donde se afirma que “Las prohibiciones establecidas en la Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia y Protección de Animales no constituyen una relación directamente aplicable, sino que necesitan de un juicio de valor de carácter técnico que acredite caso por caso y en concreto la concurrencia de los perjuicios a los animales que la norma contempla”.

Por otro lado, el equipo veterinario municipal emitió asimismo un 'informe' sobre las [ineludibles] condiciones que debe cumplir la presencia de los bueyes (y también del burro durante el Día de Santiago) para que la misma se ajuste a la normativa de aplicación.

Los hechos denunciados son tan simples como evidentes: la Ordenanza de Animales de 2014, así como la genérica Ley 6/1993 (de rango autonómico) prohíben en su articulado “Maltratar o agredir a los animales, o someterlos a cualquier práctica que les pueda producir sufrimientos o daños y angustia”. Resulta evidente que estos animales, obligados a participar en el mencionado y bullicioso escenario padecieron ―como no puede ser de otra forma― angustia y estrés: dos formas de 'sufrimiento' (malestar), hasta donde nosotros sabemos.

En cualquier caso, y por si quedaran dudas, aportamos la evidencia de que los animales fueron agredidos de manera contundente con un palo en su parte expuesta más sensible: el hocico. ¿Tampoco esto incumple la normativa de aplicación ni contraviene de forma flagrante las condiciones que se desgranaban en el informe veterinario? En dicho documento puede leerse: “Si durante el evento algún animal mostrara signos de malestar, será retirado de inmediato”. ¿Es que acaso no es capaz cualquier persona de leer en sus rostros ese “malestar” al recibir golpes en su hocico, al punto de verse obligados a retroceder para evitar sufrir más golpes? ¿De verdad creemos que solo un profesional veterinario es capaz de certificar tal evidencia?

Estamos seguros de que los veterinarios municipales son capaces de atestiguar que los responsables han incurrido en un comportamiento ilícito, por cuanto el listado de condiciones exigidas incluye por igual que “En ningún momento se fustigará, se increpará ni se obligará al animal”. ¿Es que no se aprecia en el vídeo un claro “fustigamiento”, así como una “obligación” para que los animales hagan lo que sus promotores desean (retroceder)? Y si acaso puede pensarse que es así como se trata a los animales de trabajo en sus tareas cotidianas, cabe recordar que no se denuncia aquí tal escenario, sino el uso lúdico de dichos animales en eventos festivos urbanos, que bien pueden prescindir de ellos, como de facto sucede en la inmensa mayoría de los casos, donde la gente se divierte sin molestar a nadie. Al respecto, consideramos que la argumentación de sus promotores para tal uso no se sostiene, e incluso nos atreveríamos a afirmar que constituye una burda [y consciente] tomadura de pelo desde una perspectiva intelectual.

ATEA hace una doble solicitud al ayuntamiento gasteiztarra: Por un lado, que proceda a incoar el correspondiente expediente sancionador a la persona agresora, según estipula la normativa. Por otro, que no conceda permiso para la utilización de ningún animal en eventos públicos urbanos, por cuanto resulta en la práctica imposible el [obligado] cumplimiento de dicha legislación con la incorporación de animales a los mismos.

Por último, debemos reconocer que la razón por la que ATEA ha interpuesto ahora esta denuncia cabe achacarlo a simple 'ingenuidad propia', dado que teníamos la esperanza de que el Ayuntamiento actuara con mayor altura política y ética, en lugar de caer en el incumplimiento de su propia normativa. Pero vistos y estudiados los 'informes' ―que solo merecen tal nombre al estar firmados por funcionarios de la casa― en los que se escuda el Equipo de Gobierno, resulta tan evidente como triste que solo queda apelar a la denuncia jurídica (con todo su recorrido legal), cuando lo que dicta el sentido práctico de la gestión pública bien entendida es que se aplique la ley con mesura, pero con todo rigor.

  

 

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por los animales

 

Comentario (0) Impresiones: 310

¡MUCHO MEJOR SIN TORTURAR TOROS NI SOMETER BURROS!

TORO BURRO pic

 

Finaliza el periodo festivo estival de la capital de Euskadi, Vitoria‑Gasteiz, y desde ATEA hacemos una valoración muy positiva del mismo en cuanto al maltrato animal, por cuanto el escenario ha cambiado de forma sustancial en apenas un par de años. Desde luego, no lo identificamos con la mera casualidad ni con un repentino 'giro animalista' de la administración local y/o de la sociedad, sino más bien con un lento pero constante cambio de paradigma ético, que deja atrás algunos de los aspectos más turbios de nuestra naturaleza comunitaria. Creemos que este es un hecho objetivo, y que por tanto ha de reconocerse el progreso en el sentido adecuado.

En tal sentido, cabe recordar que hace apenas unos años se golpeaba a los burros y se les arrastraba sobre el asfalto cuando decidían plantarse ante un entorno en extremo desagradable para ellos. Asimismo, la feria taurina gozaba de una 'razonable buena salud' (mientras los toros la perdían a borbotones sobre la arena hasta morir), y en los últimos tiempos el cemento protagonizaba cada corrida. Nos es muy difícil entender este sustancial cambio sin la constante presión y denuncia de los colectivos defensores de los animales, que siguen (seguimos) recordando lo evidente: no merece el calificativo de fiesta ningún evento que se nutra en parte o totalmente del malestar ajeno, ni tenemos los humanos autoridad moral alguna para hacer sufrir a inocentes en aras de conceptos tan vacuos como de hecho lo son el arte, la cultura o la tradición.

La lamentable carrera de burros acabó, y todo apunta a que tampoco en 2018 habrá corridas de toros en la ciudad. Quizá estas vuelvan en ciertas etapas de mandato político (o acaso para entonces incluso ellos y ellas hayan evolucionado); pero de ser así, supondría un coletazo final y definitivo. Los tiempos avanzan, y no puede ser que determinadas mentalidades permanezcan. Como en tantas otras esferas de lo humano, también en el terreno de la ética “o se gana, o se aprende”.

Pero quedan algunas aristas por limar, pues se continúan usando vaquillas (cachorros de bóvidos, en definitiva) para el divertimento humano; y algún que otro burro y buey en escenarios para ellos agobiantes. También esto terminará más pronto que tarde, y entonces nos percataremos de que somos capaces de disfrutar sin hacérselo pasar mal a nadie. Algo de lo que deberían tomar buena nota las capitales hermanas…

 

Solo con TU APOYO podremos seguir luchando por los animales

Comentario (0) Impresiones: 297

SOLICITAMOS AL AYUNTAMIENTO DE VITORIA QUE OMITA PERMISOS PARA EVENTOS FESTIVOS URBANOS CON ANIMALES

BUEYES LA BLANCA pic

 

El 'Elkargune de Convivencia, Defensa y Protección de los Animales' (foro público en el que participa ATEA) ha comparecido ante la Comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Vitoria‑Gasteiz, para solicitar el estricto cumplimiento de la normativa de aplicación en el caso de la utilización de animales como complemento estético en determinados eventos festivos urbanos, como es el caso de burros, caballos o bueyes. Entendemos que el uso de cualquier animal de estas características acarrea en sí mismo hechos que afectan a sus intereses elementales, pues para ellos dicha situación es siempre cuando menos incómoda (desubicados, agobiados por la algarabía de la gente y sobre un suelo inadecuado para sus patas). Además, no son raros los casos de agresión física directa y objetiva.

Los representantes políticos que forman el Equipo de Gobierno aseguran que sus servicios jurídicos no aprecian una vulneración de la normativa, pero a nosotros nos resulta evidente que el texto legal resulta por completo incompatible con los hechos documentados y hasta con el sentido común.

Nadie dijo que esto fuera fácil, con lo que seguimos presionando para que también nuestros representantes en las instituciones se percaten de lo obvio y actúen en consecuencia.

 

Solo con TU APOYO podremos seguir defendiendo a los animales

Comentario (0) Impresiones: 278

Back to top